dijous, 3 de desembre de 2009

prohibido entrar en el reino de los cielos.

ESTA ESTUPIDEZ está sacada de un parte homófobo porque merece ser destacada.
Dice el refrán popular que “más vale callar y que le crean a uno tonto, que hablar y que desaparezca la duda”… Pues eso, señor Cardenal, acaba de demostrar, ignorancia y estupidez, además de la consabida homofobia de la que hace gala cualquier obispo de tres al cuarto con la que parece querer escalar puestos en el escalafón vaticano… ¿quién da más?. ¿Quién ofende a Dios, nosotros o usted? De todas formas, si quiere aprender acerca de lo que San pablo dijo o no, consulte primero con la hemeroteca .
OPINIÓN.
Lo primero que tiene que hacer la Iglesia no es negar a los homosexuales la entrada en el Reino de los Cielos (el de ustedes, claro) Primero pregunten si quieren ir , y cuando les contesten como lo haría PEPE RUBIANES, no se extrañen ni les manden a la hoguera. Esto ya lo han hecho demasiados años con estas personas que tienen mas amor por el prójimo que muchos de ustedes.
La iglesia hablan de valores, principios y moral cómo si los que no compartimos su ideario, careciésemos de ellos. Sin pudor alguno, se los hacen suyos en exclusiva, dando a entender que los que no compartimos su doctrina somos seres amorales, indecentes, carentes de valores y principios. Pues no señores no, nada más lejos de esta interesada imagen que pretenden adjudicarnos.

Los “no creyentes”, como les gusta denominarnos, empezamos por no aceptar esa denominación de “no creyentes”. Es cierto que no creemos en las religiones que pretenden dominar a la sociedad adormeciendo a sus miembros con sus dogmas de fe; no creemos en sus poderosas organizaciones que han pasado a ser grandes empresas multinacionales (terrenales no celestiales), que les aportan millonarios beneficios, meras corporaciones de gran poder económico al que se aferran sus jerarcas sin importarles el dolor y la miseria que padece un gran sector de la población mundial; una gran organización a la que no se la oye una sola mención al horror de que, diariamente, mueran 17.000 niños (nacidos) a causa del hambre. Sólo claman por los no nacidos. No importa que 11 millones de los nacidos mueran antes de cumplir los cinco años, no importa que 121 millones no tengan acceso a la escuela (datos de FAO).
En realidad, mirándolo detenidamente, sólo se les oye vociferar y amenazar contra cualquier ley que suponga un aumento de los derechos de los ciudadanos y, más aún, si estos derechos tienen algo que ver con las relaciones sexuales: matrimonios de homosexuales, ley del aborto, educación ciudadana en las escuelas que puedan abordar estos temas, etc.

CLICK AQUI. y AQUI

Es cierto que en todo eso que ustedes vocean no creemos; pero SÍ CREEMOS EN EL HOMBRE, en sus valores humanos (que no son exclusivos de ninguna religión); creemos en la solidaridad, en la igualdad, en la libertad de conciencia, en los derechos humanos, en el amor, en la amistad, en todas las familias, no solo en el modelo que marca el Vaticano.


Creo que ya va siendo hora de que dejen de hablarle al mundo cómo si fuesen solo ustedes los únicos portadores de valores humanos. Ya va siendo hora de que las religiones ocupen el espacio que les corresponde y salgan de una vez por todas de las instituciones. Que además pagamos nosotros. Ya va siendo hora de que esta sociedad sea un verdadero Estado laico donde no se mezclen política y religión.

9 comentaris:

Abuela Ciber ha dit...

Realmente da preocupacion comprobar como hay personas que no razonan, solo juzgan y con una vara que debe ser actualizada.

Mucha agua ha corrido desde tiempos en que el miedo nos hacía decir "amen" sin pensarlo.

Cariños

Isol ha dit...

La verdad es que juzgan con tanta facilidad al otro,que están muy lejos de la propia doctrina que defienden y " profesan",siguen al Dios del amor,de la humildad y la comprensión,lo dice la biblia,que Jesús vino con un mandamiento nuevo,que nos amemos todos como nos ama Dios,y Dios nos ama como somos.
Si en esto creen ,deberían ser más comprensivos que cualquier otro ser en el mundo,así que o bien no creen en realidad y usan ese cargo que han adquirido para sentir algun tipo de poder sobre los demás o están leyendo una biblia diferente a la que he leido yo,siempre se han valido de la religión para perseguir al diferente,para discriminar , causar dolor ,hasta para imponer culturas usaron a Dios,y todos los creyentes en cierto modo algo de culpa tenemos porque no decimos nada,y aunque se impongan jerarquías cada uno de los miembros de la iglesia es igual entonces mismo derecho tengo yo que cualquier otro que pertenezca a decir esto es así o no,y bueno ya que no desean aceptar al projimo de verdad,ampararlo en sus corazones,respetarlo,amarlo,al menos no deberían interferir en lo que no es de la iglesia,lo civil es civil,las leyes son para creyentes y no creyentes,heterosexuales,homosexuales,bisexuales,transexuales.
para todos,todos,y deben ser justas y dar garantías a todos.
Las opiniones de la iglesia deben ser dadas en los templos y así con todas las religiones.
Creer en Dios no es garantía de ser moral y justo,en lo absoluto se han hecho tantas atrocidades en la historia en nombre de Dios que eso ya quedó comprobado,
la calidad humana no tiene un sello,está en todos lados,no es exclusivo de nadie.

Te mando un abrazo Josep.

VERÓNICA MARSÁ ha dit...

Uy, que entrada más polémica y controvertida para algunos, eh? menos mal que todavía somos muchos los que hemos aprendido a controlar la provocación, porque de una "espardenyá als morros" (perdón) no los salvaría nadie. Si contamos a los pederastas y religiosos que han consumado o, menos todavía, sólo pensado, en tener una relación con los de su mismo género, estaría toda la iglesia tomando copas con Pere Botero. Su hipocresía es tan sublime como divina.....
Besitos y gracias.

JESUS y ENCARNA ha dit...

Buenas tardes Josep, toda las religiones son tradicionales, es decir, se impusieron una creencias a base de hogueras, en nuestro caso, en las otras, algo parecido, todo y que hay algunas bastante interesantes y humanitarias o planetarias, diria yo.
Volviendo al principio, esas imposiciones ancestrales, mediavales, es la direccion con que se quiere continuar intentando eliminar aquello que no entienden, en todo caso les molesta.
Seguro que no han leido bien esas sagradas escrituras, que con tanto afan predican.
En fin, personalmente creo que debieran dedicarse mas profesionalmente a lo que les atañe, y dejen al pueblo con su indosincracia, tranquilo, porque aunque no se lo crean hay mucho personal que sabe lo que quiere y lo que puede ser mas justo.
Saludos cordiales.
Jesus

Fernando Manero ha dit...

Son ellos los que no entrarán en el reino de los cielos. Lo tienen vedado desde que se demostró que Pedro de Tarso tiene inteligencia, sensibilidad y sentido de la misericordia, amén de ideas claras sobre el bien y el mal . LO tienen dificil los obispos de horca y cuchillo, de banquete suculento y arrogancia infinita, esos maestros de la petulancia y el oropel, refractarios a la humildad y a la tolerancia. Y lo tienen peor aún porque no condenan con la fuerza que debieran la pederastia que sacude sus filas. Y ya lo dijo Jesús: "quien escandalizare a uno de estos pequeños más le valiera atarse la piedra y tirarse al pozo", o algo así. Cuando le pregunten al tipo del que nos hablas y no sepa qué responder, seguro que va derecho y al instante al lugar donde todo es llanto y crujir de dientes. Mientras tanto, atendemos sus palabras como los graznidos de los cuervos, que eludimos nada más verlos.

Cecilia ha dit...

Para empezar, ¿qué cielo es ese? ¿No será un invento para engañar a sus creyentes? ¿Quién ha dicho que queramos ir a ese cielo todos?

Me gustaría que los periodistas dejaran de prestarles a estos señoritos sus páginas y sus cámaras, que sólo pudieran hablar en el púlpito, antes su cada vez más escasa feligresía.

Y te doy toda la razón: sólo se ocupan de recortar derechos de los ciudadanos. Y de poner el cazo para que les den pasta, porque ¡la de dinero que reciben del estado laico, caramba!

paolav ha dit...

El Jesús en el que aún creo es definitivamente más misericordioso que los hombres, de eso estoy segura.

Un abrazo y gracias por informar y permitirme reflexionar. Yo quiero un mundo mejor...más humano.

Isol ha dit...

Sabes que pensaba,que como ellos son los "dueños" de la llave a las puertas del cielo,seguro que para allá no ván ninguna de las personas que quiero,así que debe ser un lugar muy aburrido!

Alfonso ha dit...

A ver si se cree el cardenal que porque él no vaya a entrar, no va a entrar nadie :)