dimecres, 16 de setembre de 2009

las cuatro españas


Las cuatro Españas

Hay una España que vive en El Corte Inglés. Una voz metálica de fondo les habla de la vuelta al cole, de la nueva temporada, de los pantalones ajustados, de los tonos rojo y gris, de las ofertas del supermercado. Esta España se pasea entre inalcanzables relojes de marca o entre más asequibles pintalabios que satisfagan el gozo de comprar. Algunos, si no les ven, los roban. Y sus ciudadanos salen del recinto, pero siguen viviendo en El Corte Inglés que ahora les da cuenta de la gripe A, de que tienen que lavarse las manos, de que hay crisis, de unos cuantos accidentes y otros tantos sucesos. No suelen explicarles los porqués de todo ello, ya están políticos y expertos para dar su versión a gotas medidas. Siguen caminando entre luces frías, pocas salidas accesibles, y la voz impersonal que anuncia en reclamo adónde deberían dirigirse.

Hay otra España que desarrolla su existencia en un hormiguero. Trabaja. Sale de expedición y busca alimentos y cuanto precisa. Suele marchar en fila reglada, pero a veces se escapa y explora, sobre todo cuando encuentra un impedimento: reacciona buscando nuevas rutas. Cuida su refugio, clasifica. Cree que sus tareas son en bien de la colectividad, aunque algún zángano desbarate los propósitos de la mayoría. El hormiguero es su hábitat, pero también sale a aspirar los olores de la vida y corta flores para su morada. Canta, si puede, como la cigarra. Y ama, de la obrera a la reina, del macho fértil al soldado, instigada por sus poderosas feromonas.

Hay otra España que grita. Reside en un cuadrilátero de boxeo. Con toros que cruzan el ring y piezas de caza a abatir. Buena parte de los contendientes fuman y beben sin control y aporrean a quienes intentan impedirlo. Mandan a la cárcel a todos aquellos que no tienen la misma ideología. Se asoman a las cuerdas para vociferar que han de ir a prisión quienes usen su libertad y su criterio. Todos son hombres, hasta las mujeres. La virilidad extrema les caracteriza.

La cuarta España llora. Se alberga en un paritorio. Lleva siglos allí. Siempre en el crudo momento de las contracciones, las entrañas desgarradas, que, en circunstancias normales, se olvidan por completo con la venturosa llegada del hijo ansiado. Ésta apenas ha llegado a verle asomar la cabeza, pero el bebé que se sueña fuerte y sano se hace esperar.

Rosa María Artal es periodista y escritora


Y si esto no lo creéis, [ CLIKC AQUÍ] recordad, por ejemplo, este poema que escribió Antonio Machado en 1913. Pronto hará cien años..



EL MAÑANA EFÍMERO

La España de charanga y pandereta,

cerrado y sacristía,

devota de Frascuelo y de María,

de espíritu burlón y alma inquieta,

ha de tener su mármol y su día,

su infalible mañana y su poeta.

En vano ayer engendrará un mañana

vacío y por ventura pasajero.

Será un joven lechuzo y tarambana,

un sayón con hechuras de bolero,

a la moda de Francia realista

un poco al uso de París pagano

y al estilo de España especialista

en el vicio al alcance de la mano.

Esa España inferior que ora y bosteza,

vieja y tahúr, zaragatera y triste;

esa España inferior que ora y embiste,

cuando se digna usar la cabeza,

aún tendrá luengo parto de varones

amantes de sagradas tradiciones

y de sagradas formas y maneras;

florecerán las barbas apostólicas,

y otras calvas en otras calaveras

brillarán, venerables y católicas.

El vano ayer engendrará un mañana

vacío y ¡por ventura! pasajero,

la sombra de un lechuzo tarambana,

de un sayón con hechuras de bolero;

el vacuo ayer dará un mañana huero.

Como la náusea de un borracho ahíto

de vino malo, un rojo sol corona

de heces turbias las cumbres de granito;

hay un mañana estomagante escrito

en la tarde pragmática y dulzona.

Mas otra España nace,

la España del cincel y de la maza,

con esa eterna juventud que se hace

del pasado macizo de la raza.

Una España implacable y redentora,

España que alborea

con un hacha en la mano vengadora,

España de la rabia y de la idea.




8 comentaris:

m.eugènia creus-piqué ha dit...

Me encanta Machado, siempre ha tenido algo especial para mi.Un petonet.

Mariaisabel ha dit...

Encertat post, Josep!
I al final, el gran poema de Machado, incomparable.


"La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía..."

Una abraçada, amic.

Maria Jesús Rodríguez Melero ha dit...

Hola Josep!
Es verdad que hay 4 españas! yo me quedo en la españa trabajadora.
Pero de verdad luchamos por lo que queremos? por cambiar las cosas que no nos gustan de esta España de pandereta?
No lo sé! Los que hemos nacido con la democracia supongo que no somos conscientes del poder que tenemos.
Todos los grandes cambios surgen de unos cuantos ciudadanos conscientes y comprometidos...(esta frase no es mia)
Cada persona puede poner su parte... pero faltan ganas de compromiso. Hay mucho desencanto con la clase política, que ya no tiene credibilidad para casi nadie.
Hace falta optimismo, entusiasmo, perseveráncia y fe.
No es poco!
Un beso!
Susi

Alfonso ha dit...

Y sigue, sigue habiendo esas Españas que a los españolitos que vienen al mundo le guarde Dios, porque una de las dos ha de helarle el corazón. Hoy los tiempos han cambiado, pero la esencia, en el fondo, es la misma.

Abuela Ciber ha dit...

No me considero una persona que tenga coasa interesantes para decir, pero te dejo mis sentires, diciéndote que ha sido muy bueno leer lo que has traído hoy.
Claro que la España trabajadora es lo grato para todos , pero tengo presente la España musical y sus bailes, de fuerza y colorido hermoso.
La España de bellisimos paisajes y lugares donde se vive la historia.

Cariños

Isabel ha dit...

Y que bien lo vió Machado. Yo me quedo con la España del dia a dia, con la de las ilusiones, con la que parece que se nos quiere ir de las manos. Muy buen post. Un beso

Diana Puig ha dit...

COMENTARIO PARA EL EL ESCRITO DE "seduciendo a dios", no me permite ponerte comentario por lo que te lo escribo en este y tú ya lo cambias si puedes en el que toca.

Hola Josep,
Es duro pensar así, canalizarlo, escribirlo, aceptarlo y después además dárselo al mundo para que pueda observar lo que somos y representamos.
Recuerdas que hace una semana escribí un escrito que se titulaba "letras viejas con todo lo demás", pues a esto me refería, se hace viejo, pesado y frío todo lo que nos rodea mientras seguimos soñando en un mundo mejor, en que las cosas sencillas se consigan entender y atender como hace falta, la vida es un sueño para algunos, para otros es una esperanza y para mucha gente cada vez es más una faena, una penitencia y un sufrimiento, porque nos hemos convertido en carne fácil de manejar y de manipular. Nos creemos todo lo que sale en la tele o en los medios de comunicación, estamos cada vez más atrofiados porque así lo quieren los que mandan lo que tienen el poder de hacer y deshacer, nos hacen pensar que esta crisis se está yendo y te lo crees, mientras hay hambre y mueren niños por desnutrición o porque no reciben un medicamentod que cuesta un euro, pero tú te crees lo que te dicen un montón de políticos que no solo nos sacan la sangre también las pocas neuronas del cerebro, conquistándonos con bonitas palabras. Somos unos mermos y unos necios que nos quejamos de que las cosas no van bien pero dentro de tu casa y con la mesa llena, la resignación de muchas cosas que suceden me envejece el alma y me quema por dentro, intento que mi parte solidaria pueda hacer algo aquí en donde vivo, pero son trozos de pared grandes, pesados y no cambia nada, no se que tienen dentro las personas que se van a un lugar miserable del mundo para ayudar a personas realmente necesitadas de todo, cómo y de qué forma llevan esa tristeza de ver que la cosa no cambia, que ayer le dabas de comer a alguien pero mañana volverá a pedirte y no uno sino cien pero no podrás darles de comer porque no hay suficiente, pero sabes que sobra comida, sabes que se tira comida todos los días, sabes que vives en un país donde los lugares donde tirar escombro y basura se acaban por la gran cantidad que hay. Es un ejemplo solo eso.
Mira Josep, no me he leído este libro y pienso que ahora que ando más que disgustada con la vida que llevamos y el uso que hacemos de ella, no es el mejor momento, pero me lo apunto porque creo que todavía me he quedado corta con mi comentario.
Un abrazo amígo y cuídate mucho-

Diana Puig ha dit...

Hola Josep, Podría servir el mismo comentario de "seduciendo a dios", para este mismo.
Estoy totalmente de acuerdo con lo que escribe la periodista, es tan real que me avergüenzo de lo terrible que puede llegar a ser mi mundo, la Tierra de todos.
Un abrazo muy fuerte, didi.