dimarts, 15 de setembre de 2009

el toro de la vega


La verdadera bondad humana, en toda su pureza y libertad, sólo puede aflorar cuando su destinatario carece de poder. La verdadera prueba moral de la humanidad, la prueba fundamental (que permanece profundamente sepultada a la vista), consiste en su actitud con quienes están a merced suya: los animales. Y en este terreno la humanidad ha sufrido una debacle fundamental, tan fundamental que todas las demás provienen de ella

(EFE)

Una imagen apta sólo para personas sensibles.

Milan Kundera.

En algunas ocasiones pienso en todos aquellos alemanes de bien que, cuando se produjo el holocausto judío, miraron para otro lado. Trabajadores sin implicación militar o política que no participaron en las detenciones, no torturaron, no gasearon, no exterminaron. Pero que estaban allí, junto a los verdugos, y permanecieron en silencio. Años después, cuando sus nietos les preguntaron qué hicieron para impedir semejante barbarie ¿Qué respondieron?

No quiero que eso me suceda a mí. "Escoge lado. La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima", escribió el Nobel de la Paz rumano Eliezer 'Elie' Wiesel, superviviente de Auschwitz y Buchenwald. Hoy tendrá lugar en Tordesillas una fiesta, declarada de Interés Turístico Nacional, que consiste en soltar un toro en el campo, perseguirlo con ayuda de caballos, amedrentarlo, extenuarlo, acorralarlo y, finalmente, permitir que los mozos lo alanceen hasta que muera. La víctima se llama Moscatel, pesa 540 kilos y ha sido criado en la ganadería de Victorino Martín. Morirá torturado en nombre de la tradición.

Escoja el lado. Yo pienso que se trata de un folclore salvaje, amoral, estúpido e indecente propio de gentes descerebradas, de países maltratados con desajustes emocionales. Algo parecido sucede con el resto de rituales sucedáneos de la llamada fiesta de los toros, ejemplo perfecto de menosprecio, exhibición y martirio de seres vivos en inferioridad de condiciones.

Ayer hablamos de los defensores. Del menor, del lector, del telespectador… Los toros en particular, y los animales en general, están indefensos. En ninguna comunidad autónoma española existe la figura del defensor de los animales. Sin embargo toreros y aficionados a la tortura cuentan con un defensor extra. Durante una entrevista en la Cope, el socialista Enrique Mújica, Defensor del Pueblo,llamó "tontos" a quienes no consideramos el toreo como un arte, sino como una sofisticada forma de malos tratos. Y justificó su deformidad moral diciendo que las personas que "aprecian la estética del toreo" tienen una "sensibilidad especial".

Acabáramos. Para disfrutar del toreo, del toro de la Vega, de las fiestas populares donde se atormenta a los animales, va a ser necesario ser un elegido, tener una "sensibilidad especial". Seguramente el mismo gen hipersensible que portaban los responsables del holocausto nazi. No olviden que la maldad del matadero, de los sangrientos rituales de las carnicerías, sirvieron de inspiración a los ideólogos de los campos de concentración y los hornos crematorios. Con fiestas como la del toro de la Vega estamos recorriendo el mismo camino.

-----------------------------

Valladolid | Tordesillas

Polémica victoria en el torneo del Toro de la Vega

  • El Ayuntamiento considera vencedor al jinete medinense, Álvaro Hernández
  • Pero se ha decidido retirar las credenciales, por 'violar' las normas

El Ayuntamiento de Tordesillas, después de largas deliberaciones, ha invalidado el premio del Toro de Vega. Reconoce que el jinete medinense, Álvaro Hernández, ha matado al astado, pero no se le pueden dar las credenciales del premio, ya que 'presuntamente' el toro fue matado en una zona que no se encuentra dentro de la normativa municipal.

El animal fue arropado por los caballos hasta el Pinar, pero éste se fue hacia la carretera con dirección a Salamanca. Allí el astado ya iba herido. Los caballistas niegan que la lanzada que lo mató se diera en el asfalto.

La problemática surge en la siguiente cuestión: la carretera para la normativa municipal es una zona donde no se puede lancear al toro, mientras que para la Ordenanza del Toro de la Vega todos los sitios, excepto los ríos, son válidos para llevar a cabo esta tradición.

Además, después de muerte el toro, un lancero de a pie le picó. Éste quería atribuirse el premio. Hubo forcejeos entre los lanceros de a pie y los caballistas.

Este año el Toro de Vega ha estado envuelto en una polémica mayor.

---------------

El Toro de la Vega, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, es una tradición que se remonta al menos al siglo XVI. Es el único festejo taurino que conserva la suerte de la lanza, introducida por los jinetes árabes durante la dominación musulmana.

9 comentaris:

Diana Puig ha dit...

Es un problema ya que no se quiere entender ni cambiar. La mentalidad de las personas no pueden quedarse atrás, las gentes aunque seamos de pueblo también debemos de crecer y madurar no quedarnos atrás como demostramos con ejemplos como este.
En mi pueblo la fiesta grande también es el toro yo espero que la cosa pueda cambiar y este tipo de fiestas, eventos y tradiciones cambien a cosas que realmente no hagan daño a nadie, no se violente ni se maltrate a ningún animal. Esa fiesta es de la época de los romanos, es de la forma que el rey para despistar el hambre y la pobreza que había en el pueblo, entretenia a la gente del pueblo y contentaba para que no se enfadarán y se pusieran contra el rey, por lo que sacaba a la plaza algún preso y a los leones y así los divertía, pero el objetivo era únicamente atontar de las necesidades reales que había en el pueblo. Nosotros no lo hacemos tan diferente.
Un abrazo, didi.

* HADA ISOL ha dit...

Tu has visto que cuando toqué el tema nombrando esta y otras aberraciones que los humanos hacemos a nuestro entorno me han contestado que es un arte,y no comprendo este arte, sé que al toro lo crían para esto,y que es la tradición de muchos,que identifica a España y en cierto modo entiendo que se aferren a sus tradiciones,pero por mucho que me expliquen sobre este tema solo veo un animal que es sometido por un grupo de humanos,no podría festejar la sangre ni del toro ni del torero,me pasa igual cuando veo que los humanos hacemos fiesta de la muerte que damos a los animales,yo creo que podrían mostrar su arte muy bien sin clavarle nada al toro,vamos si ya esquivarlos y usar una capa elegantemente para hacerlo es todo un arte,que no es posible tan solo hacer esa parte y listo? no desearía que se queden sin sus tradiciones pero si que estás evolucionen hacia el respeto por la vida,que exista el riesgo tomado a conciencia por el torero,pero el pobre toro no tenga porque sufrir y estoy segura de que sería un espectáculo fantastico de todos modos,aquí la doma es un espectáculo muy aplaudido pero yo no participo de ella,no me gusta ver sufrir a los animales de ningún modo,no me gustaría que viniera una especie superior a nosotros y nos someta así,mis hijos no visitan nisiquiera los zoologicos cuando ven animales lo hacen en reservas donde estos son libres y respetados ,porque una vez fuimos al zoologico de Córdoba y ví tanta tristeza en esos animalitos que comprendí que eso no es lo que debe ser ,los animales deben estar libres .
Y esta tradición de la que hablas de perseguir al pobre toro hasta clavarle esa lanza,es horroroso para mi,yo siempre he valorado la vida de todo ser vivo,y no puedo evitar sentir compasión por ese animal.A mi me molestan todas las tradiciones en las que los humanos hacemos sufrir animales y espero que un día podamos revertirlas,si cada pueblo desea mantener sus fiestas pues que busquen la manera de hacerlas sin dañar a ningun ser indefenso y se ván a divertir igual y mantener sus culturas de igual manera,el otro día leí sobre una fiesta con gansos,de personas que se cuelgan del cuello de un ganso hasta que este se corta y el animalito está vivo mientras le causan semejante daño,dicen que la están cambiando y que ponen en algunos casos gansos artificiales,espero que así sea.
Te mando un abrazo!

josep estruel ha dit...

Hola Didi.
No creo que sea mentalidad de pueblo.En las ciudades grandes tambien hay gente así.
Todos, todos deberíamos de sentir vergüenza de lo que aun tenemos. Por si fuera poco me cuenta la História que esta tradición que pertenecia a una cultura superior a la nuestra en aquel momento. !Jo¡, y nos quedamos con la peor.
Efectivamente, nosotros no nos diferenciamos demasiado, y mientras todo cambia a una velocidad de vértigo, nosotros aun seguimos anclados en no se que año.
Esto Didi, ha salido en un Telediario.
Quieres decir de que no ha llegado el momento de pedir en serio que cambien las leyes?
Con todo lo que está cayendo, y aun me recuerdan que estas cosas y las corridas, son la fiesta nacional.
Y cree que si supiera escribiría sobre "con lo que está cayendo"
Un abrazo Didi.

josep estruel ha dit...

Hola Isol.
Yo creo que esta fiesta no desaparece porque mueve mucho dinero. Pero no en el precio de una entrada. Sinó a nivel de ganaderos y cosas relacionadas con todo esto. Antes si que habían estas fiestas de pueblo, como esta que dices de los gansos, la cabra, el burro del campanario y la Madre de Dios. Esto ya no existe.
Loa animales que estaban en los circos tampoco. Los que están en los zoológicos, según en que condiciones y según que animal, pues aun, aun. Porqué sino llegará un dia que los niños no habrán visto nunca una gallina viva.

A mi entender el Gobierno deberia de ser valiente. De poco sirve que hayan ciudades y pueblos que se declaren anti-taurinos, si no hay ninguna prohibición.
Un beso.

Maripaz Brugos ha dit...

És impresionante la crueldad humana Josep.
Solo hay que mirar a los defensores de tan enorme barbarie, cuando la defienden ante las camaras de la television.Se ven con un sadismo enorme, violentos en las maneras.No dejan grabar y agreden a los periodistas y a los defensores de los animales.Seguramente en su vida familiar, se manifieste su caracter intolerante también.

Como puede ser tradición el maltrato a un ser vívo, que és acorralado sin piedad, por una multitud, borracha de sangre .Con estos festejos, el ser humano, saca de su interior, las más bajas pasiones.
Somos un país de incúltos, que tienen a gala unas tradiciones de la epoca de los romanos.Es vergonzoso, que sea declarado de interés turistíco nacional.
Los señores politicos, tenian que tener la valentia, de poner leyes que protejan a los animales.De acuerdo contigo, que no tienen quien les defienda.
Pienso que hay muchos intereses, y no se atreven.
Se conoce a las personas de un país, por su cultura, su folklore, sus tradiciones...España, deja mucho que desear.
Solo me queda la esperanza, de que algún dia, esto, desaparezca.
Un saludo

josep estruel ha dit...

Hola Maripaz.
Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.
Mahatma Gandhi.

Estas sabias palabras son las mismas que dices tu. Yo tambien deseo que cambien las leyes. Como también espero que no me vengan con el cuento de que no se puede porque podría desaparecer una raza.
Aqui la única raza que tendría que "desaparecer"
son ellos.
Un abrazo.

Alfonso ha dit...

Ajú, yo es que esto no lo soporto, de verdad,.. pero ¡hay tanta gente a favor aún!, anda que no queda trabajo para convencer, hablar, mostrar... en fin... me pongo frenético con esto.
Con lo que me decías respecto a Gloria Fuertes, ya le dediqué un escrito hace tiempo: http://36norte6oeste.blogspot.com/2008/07/gloria-en-la-gloria.html

Un saludo, Alfonso.

josep estruel ha dit...

Hola Alfonso.
De que mas hay que hablar?. Yo pienso que está todo dicho por ambas partes. Siendo así, solo cabe decir y hacer: Basta de ser inmoral. Tratemos de ir al mismo paso del tiempo.
De la misma manera que por fotuna en su tiempo se dejaron los circos romanos o las peleas de gallos, pues ahora toca esto.
Y no me valen las cosas a medias.
Aqui en Catalunya en casi todos los pueblos o ciudades se han declarado anti-taurinos. Supongo que en la mayoría de lugares es igual.
Pero esto no sive para nada.
Un abrazo.

Isabel ha dit...

Toqué el tema no hace mucho, es una salvajada esta fiesta, no tengo palabras, me avergüenzo de pertenecer a la misma raza. Un beso