dimecres, 2 de juliol de 2008

tiendas de recuerdos

 
Posted by Picasa

Un Souvenir (del francés, recuerdo) es un objeto que atesora a las memorias que están relacionadas a él. Por ejemplo, si un viajero compra un souvenir en unas vacaciones memorables, él o ella asociarán muy probablemente el souvenir a las vacaciones. Recordará ese momento especial cada vez que él o ella miren el recuerdo.
El término se utiliza para los artículos traídos al hogar de lugares turísticos. Tales artículos están marcados a veces o grabados para indicar que su valor es sentimental más que práctico.
Como título no digo souvenir sino recuerdo.Lo digo porque en este caso considero que cada palabra la pondremos en su sitio y cada recuerdo en su lugar.
Desde hace mucho tiempo,todos podemos ver la gran contradicción que existe en todo esto.
Yo cuando paseo por un lugar turístico,por ejemplo Barcelona,hay cosas...demasiadas cosas que no se que diablos "pintan" allí.
Que significa ver un sombrero mejicano,con una bandera catalana pintada y un título:
Catalunya.
Y ver banderas españolas con un toro en el centro?
Ya no hablemos de las cosas de Gaudi:Pienso que el turista compra algo que le RECUERDE a este señor.Por lo tanto no quiero que le engañen vendiendo un toro con el mosaico típico de los dragones del Parc Güell.
Ni una casa que se ve a la legua que es Ibicenca,y pone Cadaqués.
Y los vestidos de Ibiza igual.Es necesario que un vestido tan bonito y que impriman encima SAGRADA FAMILIA?
Lo de los toros ya es patético.Todos los toros negros y bonitos llevan un nombre (normalmente un nombre de pueblo o ciudad)Como si hubiesen nacido allí...vamos.Muy bien,pero a quien corresponda debería recordarle al fabricante que Barcelona es una ciudad Anti-taurina.Solo Anti-taurina -por desgracia-,y si quieren imprimir Barcelona,que lo hagan claro.Pero que el japonés de turno lea desde su casa,además del nombre de la ciudad que hay personas alli lejos que no estamos de acuerdo con esta fiesta tan sangrienta.Esta también sería una manera de no confundir a los turistas.
Pienso que este no es el camino.Si voy a Burgos quiero una miniatura del Cid.No de Don Pelayo.
Perdonad,pero es que en las tradiciones soy muy exigente.

10 comentaris:

Diana Puig ha dit...

Hola Joseph, muchas veces la imagen condiciona totalmente un lugar..aquí en Ibiza tenemos el problema de las discotecas, cuando anuncian algo siempre es lo mismo, ¿ y sabes que..?, que los ibicencos, la gente que vivimos aquí todo el año, somos lo que normalmente ni vamos a las discotecas y estamos muchas veces en desacuerdo con su funcionamiento, mas que nada, porque las hay que quieren esta abiertas las 24 horas del día, eso significa, ruido, mala imagen, drogas...vamos lo que ya se sabe, con los souvenir pasa un poco lo mismo, siempre venden las mismas cosas y a lo mejor no tiene nada que ver con el lugar. Tienes mucha razón josep, interesante post, un abrazo didi.

isol ha dit...

Y cuanta razón tienes,porque cada lugar tiene su identidad,en todos los aspectos es así y esa particularidad es justamente lo que se debe respetar y mostrar ,para compartir con el turista quienes son y que es lo que los representa como pueblo.Nosotros por ejemplo nos diferenciamos con otras ciudades hasta por el poncho,y a mi me molesta cuando veo que al turista le vende el poncho salteño( Salta es una ciudad preciosa al norte de Tucumán) como si fuera el nuestro,y son muy diferentes el tucumano es marrón en representación de los animales de nuestros cerros,(vicuña,guanaco y llama)a lo que se suma el color de la tierra con la que los quilmes hacían alfarería y tiene franjas bordó porque los indios obtenían ese tinte de los árboles de la zona,en cambio el poncho salteño es rojo punzó que simboliza la sangre de un toro y tiene dibujos y listones negros que representan luto por la muerte sino me equivoco del gral Güemes,y así como los ponchos muchas cosas,que inclusive son de otros paises,por eso te entiendo porque cuando voy al centro y veo alguna de estas cosas pienso en eso,es que con la globalización y el hecho de que muchas cosas se fabriquen en otros países traen estás consecuencias y es bueno comentarlo para defender quienes somos,lo que represente de verdad nuestras tradiciones y culturas,Catalunya es muy rica en todo esto y tiene por lejos mucho para mostrar al turista.Que lindo post,me gusta la variedad de ideas que planteas aqui siempre.que tengas un buen día.

Tere ha dit...

Eso mismo me preguntaba yo los primeros veranos en Palma ,allá por 1974 ¿qué pinta aquí un toro,una sevillana? .
Uniformados hasta en eso.

Ana ha dit...

¿Y los sombreros de méxicanos que se venden en las tiendas de souvenirs al lado de la Sagrada Familia? Ah! y todo esto estaba ya antes de la Globalización...
La publicidad (en este caso la que se deriva del souvenir)de algo nunca tiene que servir para confundir. La confusión no acerca al "extranjero" a una cultura o a una sociedad determinadas, sino todo lo contrario. Saludos

josep estruel ha dit...

Didi,es que los souvenirs no tienen que ver nada con el lugar.
Ni las ensaimadas tampoco.Aqui en Barcelona hay mas tiendas que las venden que en todas Las Baleares.
Un beso

josep estruel ha dit...

Isol.El tema de los ponchos es que ya es de locos.
y mira,te agradezco la información
Porque aqui parece que todos los ponchos sean peruanos y hechos por ellos mismos.
¡¡Mentira gorda¡¡ Hay una etiqueta
bien hermosa que pone MADE IN CHINA.
Un beso.

josep estruel ha dit...

Hola Tere.Te prometo que no quiero ofender a nadie,pero es que las banderillas y las sevillanas ya eran "cutres"antes de 1974.
Un beso amiga.

josep estruel ha dit...

Hola Ana.
Yo creo que estos sombreros mejicanos no se los pondría ni Pancho Villa.
Saludos.

flamenquin ha dit...

Ni muchos menos un Cagón en un portal.

maria ha dit...

Bona nit Josep.
Qué tal?Yo sigo con mis libros infantiles de catalán y poc a poc aprendiendo.
Respecto a tu artículo tienes toda la razón.
Como ya te conté estuve en tu tierra de vacaciones y pude ver las miles de tiendas de recuerdos carísimos que parecían emerger de cada esquina o cada trecho de tres metros.
También me llamó la atención la poca concordancia entre los objetos y la ciudad...desde luego fuí un poco más original trayendo recuerdos;no fueron ni trajes ibicencos ni toros ni nada por el estilo.
Pero con los extranjeros cuela.
En todas partes es igual.Aquí en Andalucía el torero y la gitana parecen estar soldados en los escaparates,como si todas las andaluzas fuesemos con el traje de faralai todo el día y el caracolillo en el pelo cantándole coplas al torero que debemos llevar del brazo....es un poco indignante...pero bueno allá cada cual.
Deberían existir inspectores de estos objetos...mira una nueva profesión,así alomejor rebajaríamos un poco la tasa de paro...en Barcelona desde luego con tanta tiendecita se erradicaría el problema o no? jijiji.
Un beso enorme,de tu amiga María.