dilluns, 24 de març de 2008

la mercería

Hace de esto mucho tiempo. Yo tenía mi ferreteria preferida. Era enorme: como IKEA pero en grande.
De hecho, hubiese podido ir a comprar en otro sitio más pequeño. Total por un par de tornillos!. Pero confieso que era el gozo de ver a los dependientes buscando por aquellos largos pasillos con estanterías a ambos lados, lo que me inducía a ir con la suficiencia del cliente que cree que lo sabe todo.
Yo incluso sabía o creía saber lo mismo que aquellos voluminosos catálogos esparcidos a lo largo de los mostradores.
Bien, el tiempo ha transcurrido rápidamente y yo ya nunca más he ido a aquella ferretería que era como un mundo dentro de la tierra.
Pero, hace sólo 2 días acompañé a mi señora a un lugar nuevo y extraño para mi: UNA MERCERIA!! Mirad! Una Merceria es un lugar más bien pequeño,lo justo para que quepa un armario de unos veinte metros cuadrados.Un gran armario ropero lleno de cajones pequeños y grandes, dentro de los cuales había bolsas y bolsitas llenas de todo tipo de botones: grandes y pequeños, colores claros y oscuros, de mil formas y materiales.Solo de ver aquello ya me recorrio un escalofrio por todo el cuerpo, me produjo una convulsión casi total. Ah! y para rematar mi mareo veo a una señora buscando un tipo determinado de botones y despues de afanosa búsqueda por parte de la dependienta muy devota en su profesión, no encontró lo que buscaba. Tendré que pedirlos (le dijo). Lo cual quiere decir que aún existen mas botones en este mundo. Increible!
Os aseguro que a partir de ahora, en vez de ir a pasear por los centros comerciales como hace todo el mundo iré todos los días a la mercería. Os invito. La distracción está asegurada.
El tiempo ha pasado,y yo religiosamente no he dejado de ir a LA MERCERIA,todas las tardes.Por alli han pasado mis mejores amigos,los grupos de jugadores de petanca del pueblo y tambien un selecto grupo de señores que se pasan el resto de sus dias mirando como construyen una casa(deporte muy típico en nuestra querida España).
Todos ellos en un momento u otro se llevaron a sus señoras.
Gracias a mi Rosendo ha podido ampliar LA MERCERIA.Ahora es tan grande como aquella ferreteria.Alli no hay nada revuelto.Hay un departamento de CREMALLERAS,otro de CINTAS,otro de CARRETES de HILOS (de colores,claro),otro de IMPERDIBLES,y otro de LANAS,(que mi señora es la encargada).
Hablando con Rosendo,le decia:Amigo mio,lo que avanza la civilización.Fijate tu que hemos pasado de inventar el botón a conseguir que algunos tengan cuatro agujeros,otros un ganchito por la parte trasera otros dos agujeros y este que tengo en las manos que no sirve para nada,solo es un adorno.¡Pero es un botón¡
-Es cierto Josep.Si no hubiese sido por ti aun tendría aquel local pequeño,que justo cabía un armario de uns veinte metros cuadrados ....
-Para que veas mi agradecimiento,cuanto quieras te invito a Palma de Mallorca.Alli si que verás hilos de colores.....
-¿Mas hilos de colores..?
-Claro,con esto del Punto Mallorquín.
-¡¡Cuenta conmigo y mi señora,Rosendo¡¡
-Buenos dias¡
-Buenas tardes.

15 comentaris:

Xesca ha dit...

Ayy!! Josep que recuerdo me has traído ahora con la mercería, si supieras la de tardes que íbamos mi mami y yo en busca de hilos para bordar, botones, cenefas, libros para tomar muestras.... En fin!!! si que es cierto que parece increíble que en un sitio tan pequeño, pues la mayoría suelen ser pequeñas, tengan tantas y tantas cosas, repartidas, clasificadas...

Había una en particular (es que es como anécdota y nos reíamos mucho mi mamí y yo) en la que cuando íbamos nunca tenían lo que nos hacía falta y siempre nos decía su dependienta "Vengan mañana que se lo tendré preparado" hasta que al final ya entre risas decíamos, en vez de ir ahora vamos mañana y ya lo encontraremos...

Me has hecho reir recordando esto, aun ahora cuando paso delante de aquel lugar (ahora hay un bloque de pisos ya) me acuerdo de ese detalle.

isol ha dit...

Las mercerías que lindo!!!
A mi me encantan,pues yo hago vestidos bordados para mi niña y cada vez que voy a uno busco los colores de hilos y los botoncitos de patitos,de florcitas etc.y es alli donde comienzo a crear los vestiditos que despues muy feliz lucirá mi pequeña.

isol ha dit...

Josep gracias por la información que pusiste en el blog,me ha servido mucho.Sobre todo el tema de la alimentación y muchisimas otras dudas que tenía. En los primeros días de Abril,todos estos temas estarán en las charlas,gracias!!!!!!

josep estruel ha dit...

¡¡SI,si¡ Es verdad,las mercerias tienen estas cosas....-Ahora no lo tengo,pero mañana ya lo tendrá preparado-
Xesca,esta merceria existe,está en Navas,al lado de Balsareny.La verdad es que no está ampliada,pero tambien es verdad que no se ve ninguna pared.¡Ni parte del techo,pues tienen un sistema de poleas que hacen bajar
unos cajones donde hay :pasadores,
gomas para el pelo,y un millón de cosas más .¡ALGO SERIO,XESCA¡

josep estruel ha dit...

Isol....Isol,¡Que aun no he terminado¡
Estoy preparando mas cosas.
Si quieres en vez de ponerlo en el blog,te mando una paloma.
SI TARDO UN POCO ES PORQUE ESTOY EN LA MERCERIA

josep estruel ha dit...

Yo lo siento mucho pero vendedor en una merceria solo me podría ganar el primer euro,el segundo no me lo dejarian ganar.Me despedirian¡¡
Tu te imaginas lo que tiene que ser vender tres botoncitos de flores para la hijita de Isol?
DIOS MIO¡
-Estos me gustan....pero no tiene otros un poco mas azules?
ISOL...¿me equivoco?
Si me equivoco perdoname,pero serías la única mama que acierta a la primera.
Si te sirve de algo te diré algo:
(mi mujer dice...)
-Vamos a entrar un momento cariño.
-No nos da tiempo nena,solo faltan tres horas para cerrar.

isol ha dit...

Así es Josep,un vendedor de mercería ha de ser una de las personas más pacientes del mundo.Pues yo soy muy indecisa.

Xesca ha dit...

Hummmm Josep!!! Tan indecisas somos??? jajajajajjajajaa

no es asiiiiiiii!! sólo que queremos lo mejor para que cuando lo luzcan nuestros seres queridos estemos de lo más satisfechas!!

jajajajajajaja ya verás tu ya, cuando tu mujer lea lo de las tres horas...

josep estruel ha dit...

Maldición¡¡
¿Como has logrado saber que hoy dormiré en el sofá?

Yo si que no soy nada indeciso.Una vez entre a comprar unos zapatos y le dije a la dependienta ...
-Aquellos me gustan¡
-¿no prefiere mirar otros?...aqui tenemos mas
(esto es cierto)

josep estruel ha dit...

Isol¡¡Ves como no me equivocaba.
Y con los patitos te pasa igual.
seguro.
¡¡Mama no quiro ser vendedor de botones¡¡jajajaja

Mariaisabel ha dit...

Ayyyyyyyy, que risa con la Mercería. Me he pasado horas en las mercerías, pero de verdad, pues antes cosía mucho, siempre les hice la ropa a mis niños, incluso la mía. Buscaba esos botones que dice Josep, no los tenían, me iba a otra....Luego llegó el punto de cruz, dale que dale a la aguja.
Estuve así hasta que un buen día me puse muy malita y no me podía ya mover de la cama, con unos dolores terribles que no podía ni andar. Una hernia discal de caballo! Me tuvieron tres meses en cama, me operaron y entonces decidí "cerrar la boutique de confección casera".
Ahora estoy bien, pero lo del cosido res de res, como decimos aquí.
Pero las mercerías eran mi debilidad, siempre buscando cosas para hacer labores. Iba mucho a la Mercería Santa Ana, del Portal del Angel, de Barcelona. Supongo que Josep se acordará.
En fin amigos, os dejo, mañana me toca madrugar, debo ir a Barcelona a solucionar problemas familiares.
Buenas noches a todos y un abrazo

CAMINO INCIERTO ha dit...

Hablando de mercerías, a ver si mañana saco las ganas de donde sea y voy a la de mi barrio para que cambien la cremallera al pantalón de mi hijo,cada vez que le dan uno nuevo en el trabajo acaba rota la cremallera.
Por cierto,no es tan divertido lo de trabajar en ella ,mis padres cuando éramos niños (9 hijos tienen)tenían dos tiendas de ultramarinos,o sea de todo, desde mercería hasta zapatos,pollos vivos,tintes Iberia...
La cosa que más detestaba era que llegaran las señoras de los botones,las cremalleras y los corchetes, nunca se daban por satisfechas,cajas y cajas abiertas,sí señor Estruel...las señoras tardan horas en decidirse y con las medias,señor,señor,qué pesadilla.Desde los nueve a los catorce años todos pasábamos por esa tortura de tienda ,así eran nuestras vacaciones estivales.
La compensación era que nos hartábamos de pipas de girasol y de chocolate. Después y poco a poco las tiendas fueron sustituídas por grandes camiones, yo acabé mi carrera y a los 21 años cumplidos dos días antes ,me vine a Mallorca.
Por cierto, me llamo Maria Teresa,mi familia me llama Tere y olvidé lo que me pediste,Josep,sobre los niños superdotados.
Es una sicóloga/o quien,a través de varios tests,ha de determinar si lo es o no, se ha demostrado que hay muchas clases de inteligencia y habilidades intelectuales,que conozca esa cifra en sí mismo no significa gran cosa. En caso de que lo fuera no debería hacerse nada en particular,los niños superdotados sufren tanto y son tan marginados como los que tienen deficiencias intelectuales,muchos de ellos acaban con problemas de adaptación y de comportamiento.Desarrollar sus capacidades mentales no significa que emocional o afectivamente deje de ser un niño de su edad.Si el niño desea saber lo pedirá con sus preguntas,pero parece que porque sean muy inteligentes haya que convertirlos en pozos de ciencia ¿y luego qué? inadaptados socialmente,aislados.
Una educación integral es la que atiende a todos los aspectos de la persona,no sólo a los conocimientos y al desarrollo de la inteligencia,es también su educación para la sociedad,para la afectividad,para que tengan recursos que les ayuden a afrontar los problemas de la vida.
Para mí la inteligencia es encontrar solución a los problemas cotidianos,saber dónde hay que buscar,conocer nuestros límites,tener habilidades sociales y un largo etcétera que pasa por ser capaz de asumir la vida con todas sus consecuencias.
Los conocimientos siempre estarán ahí,en los libros, en los tratados,en el bagaje cultural,no puede estar todo en nuestro cerebro.Buenooooooooooooooo¡menuda filípica he soltado! siento algo de vergüenza. Un abrazo,amigos

VIC ha dit...

Uy Josep, cuando yo era pequeño acompañava muchas veces a mi madre a una mercería de Hospitalet, nosotros la llamabamos La Adelina, no sé si era el nombre del establecimiento pero así la conocíamos, lo regentava una señora que era muy grande (yo tenía como mucho 8 o 9 años con lo cual todo el mundo era grande para mi). Bueno, lo que te decía, en esa mercería tenían de todo, pero de todo, incluso si buscavas mucho encontravas tiritas.

Joo, que grande era todo entonces...

josep estruel ha dit...

¡PUES CLARO QUE SI¡¡
¡Todas las señoras de l'Hospitalet
que tengan una merceria se llaman Adelina.
Y las que tengan una tienda de legumbres ..."La Casa de la Elvira"
En l'Hospitalet...¡claro¡
Un abrazo.

Merceria El Siglo ha dit...

Hola a todos!!
Yo también tengo una merceria y me encanta que se vea este negocio de una forma tan romántica y divertida.
Todo lo que decis sobre la paciencia y la indecisión no es cierto es aún mucho más.
Junto a mi tienda hay una de electrónica y los maridos ya ni siquiera entran, directamente se van a ver el escaparate, es mucho mas divertido.
Os dejo mi web para que le echéis un vistazo
www.merceriaelsiglo.es